Quien convive con niños sabe bien que, por muy bien que se porten, la decoración no puede ser la misma que antes de que llegaran… Son vitalidad y alegría, pero también algo de caos, así que, para evitar problemas, tendemos a blindar la casa, sacrificando la decoración a favor de la practicidad.

Y me sorprende que algunas parejas, que siempre se preocuparon por tener una decoración linda, de pronto conviertan todos sus espacios en áreas de juegos acolchadas. No tiene por qué ser así. Incluso si vives en pocos metros puedes mantener la esencia de tu living y tu pieza, al menos, para que siga teniendo onda, pero igual sea apropiada para que tus hijos jueguen o hagan sus tareas.

Living con una lámpara de pie, mesas auxiliares, cuadros y un sofá gris
Iluminación | HOMY

 

En definitiva, la idea es mantener un living en el que toda la familia pueda compartir sin estar continuamente preocupados por los “accidentes” que sufren los niños a causa de los muebles, y viceversa.

Tapicerías resistentes

El sofá es probablemente el mueble que más se castiga en el living, especialmente cuando hay niños, que son menos cuidadosos. Por eso, es preferible ahorrar disgustos y apostar por un tejido resistente y sobre todo, fácil de limpiar. El cuero o cuerina y también las chenillas, son opciones excelentes, a diferencia del lino o la seda, mucho más delicados.

Sofá gris con una manta blanca y cojines decorativos, un piso tejido y una planta artficial
Muebles | HOMY

La elección del color es otro gran tema. Es preferible optar por colores oscuros y evitar los claros, especialmente los blancos en los que las manchas queden muy marcadas y son muy evidentes.

Detalle de un sofá de tercopélo café, junto a un cojín decorativo rayado
Sofás | HOMY

Si ya tienes un sofá y no lo quieres cambiar, protégelo con una funda o un plaid, ¡una forma excelente de renovarlo y protegerlo con un presupuesto mínimo!

Muebles redondeados

Las esquinas son la gran preocupación de los padres, especialmente cuando los niños están aprendiendo a caminar y aún no controlan su equilibrio. Particularmente no me apasiona la idea de cubrir las esquinas con foam, porque se ve muy forzado. Prefiero la idea de elegir directamente mesas redondas y muebles poco angulosos, que conservan diseño, pero son menos peligrosos.

Mesa de centro doble, con un macetero de cobre, un jarrón de cobre y libros.
Mesas de centro y arrimos | HOMY

Alfombras todo terreno

Las alfombras son otro tema sensible ¡pero no renuncies a ellas! Son un elemento indispensable para conseguir un living acogedor y cálido. También pueden ser muy prácticas para delimitar espacios y para que los niños se sienten a ver tele o a jugar en una superficie mullida.

Detalle alfombra en color crudo y diseños geométricos, con un sofá gris con patas de madera
Alfombras | HOMY

Fíjate que sean fáciles de limpiar y, sobre todo, que estén bien fijadas al suelo con láminas antideslizantes o cinta de doble cara para evitar que se muevan y los niños se resbalen.

Aplicando estos tres tips verás grandes cambios ¡seguro! Y hay uno más, que considero importantísimo, aunque sea más funcional que decorativo: asegúrate de anclar los muebles grandes a los muros para evitar que se vuelquen (recordemos que Chile es un país muy sísmico).

¡No renuncies a la decoración! Simplemente adáptala para que todos viváis más cómodos, seguros y felices.

Ana Serrano
Autor

Hola! Mi nombre es Ana Serrano y soy española. Pero mi historia no es la de un expatriado, sino más bien la de un espíritu curioso y aventurero. Me encanta viajar y durante años he recorrido lugares apasionantes y muy distintos entre sí. Mis trabajos me han llevado a vivir en lugares exóticos, como Indonesia; en otros duros, como Iraq; y en otros desconocidos y mágicos como Mozambique. Hace casi dos años llegué a Chile, casi por casualidad, y aquí decidí quedarme. Ver más

1 Comentario

Escribe un comentario