Llevábamos muchos meses esperándolo y por fin está aquí. El calor ha llegado y aprieta con fuerza, sobre todo durante el medio día. Este clima, que cuando hace frío echamos tanto de menos, tiene algunos inconvenientes. El más obvio es que nos cansamos más y nos da flojera, pero también hay cosas muy positivas, como que los días son más largos y luminosos, y los planes más frecuentes.

Para aprovechar este verano al máximo te recomiendo que conviertas tu casa en un oasis particular, que te ayude a hacer frente a las altas temperaturas. Verás que tan solo un par de toques serán suficientes para conseguir ese efecto refrescante.

Aprovecha los exteriores

Los exteriores son un tesoro en esta época, y es que, después de trabajar, siempre se agradece tomar un poco de aire fresco y un vinito en una terraza o jardín.

Terraza con muebles de mimbre, sillas, sillones, silla colgante, mesa de centro y muchos cojines, guirnaldas de luces y plantas
Terraza | HOMY

También, y por mucho calor que haga, los jardines y patios se pueden aprovechar durante el día. Elige muebles de bambú y mimbre, estos materiales hablan del trópico, de lo exótico y te ayudarán a conseguir un look fresco. Las sillas Acapulco, las hamacas y los huevitos colgantes también son una opción top.

Apuesta por toldos y sombrillas

Son fundamentales, tanto si estás dentro como si te quedas fuera de la casa. Y es que los toldos protegerán las piezas de las horas más duras de sol para que la noche sea menos asfixiante.

Juego de terraza con base de metal y cojines grises, cojines decorativos en tonos blancos y amarillo
Juegos de Terraza | HOMY

Si tienes un patio, un jardín o una terracita apuesta por una linda sombrilla para conseguir áreas de sombra que te permitan disfrutar más de estos espacios. La sombra también hará más suave la transición hacia el interior, bajando la temperatura de las áreas adyacentes y evitando que se recalienten las piezas de la casa.

Aliviana los textiles

Si tienes un sofá con un tapizado grueso, que dé mucho calor, como el terciopelo o la pana, puedes cubrirlo con un tejido más ligero, como lino o algodón, que transpiran mejor y no retienen el calor. Verás como la sensación cambia de inmediato.

¡Ah! Y no te olvides de cambiar tus alfombras. Saca las gruesas y mullidas y pon en su lugar otras más finitas, de fibras naturales o de plástico. Puede que te de algo de pereza pensarlo, pero seguro que a la larga lo agradeces.

Sillas de rattán y metal negro
Sillas de Terraza | HOMY

Y la misma estrategia con las cortinas: descuelga las de tejidos pesados y deja tan solo los visillos o los roller, ¡que entre la luz y fluya el aire!

Ventila

Las primeras horas de la mañana son ideales para ventilar porque el calor aún no llega y podemos incluso encontrar alguna brisa leve que nos ayude a renovar el aire y a refrescar las piezas.

Living mediterráneo, en tonos blancos y naturales, con muebles de madera y mimbre.
www.micasarevista.com

En la noche, si ves que también corre algo de viento, también puedes aprovechar para hacer una segunda ventilación. Y, si no hay ni pizca de aire, aplica la ventilación cruzada, que no es más que abrir las ventanas de lados opuestos de la casa para generar corriente.

Ten siempre algo fresquito a la mano

Ayudar al cuerpo a equilibrar la temperatura se vuelve fundamental con este calor, por eso es bueno tener siempre a la mano algún líquido fresco. Pueden ser jugos, aguas de frutas o infusiones frías ¡lo que más te guste!

Dispensador de agua de vidrio y tapa de metal
Jarros y botellas | HOMY

Además de todos estos tips, evita prender el horno y procura mantener la casa a oscuras cuando estés fuera durante el día. Verás cómo, con estas ideas sencillas y fáciles de aplicar, aprovechas mucho más tu casa esta temporada y disfrutas más del verano y del calor.