Compartir departamento es sin duda una experiencia entretenida, desafiante y, a veces, complicada. Da igual si vives con desconocidos o con amigos, al final del día hay que hacer concesiones y tomar decisiones que acomoden a la mayoría a la hora de amoblar y decorar. Muchas de esas decisiones, aunque no lo creas, tienen que ver con la distribución de los espacios comunes, y el estilo que se elige. Sobra decir que, además de encontrar buenos compañeros con los que tengas afinidad, es muy importante mantener el respeto a los espacios de los demás, el orden y, sobre todo, la limpieza.

Estar con dos sillones, racks de madera y un muro galería con distintos cuadros, reloj y otros.
Muebles de living y estar | HOMY

Lo cierto es que en un departamento compartido tu templo es tu pieza. Ahí es donde puedes desatar tu creatividad y decorar completamente a tu gusto. Las zonas comunes, que suelen ser el living, la cocina y el baño, requieren conversación y consenso. ¡No te preocupes si tienen pocos metros! Lo importante es planificar bien el espacio para optimizar cada rincón y adaptarse a las características particulares de cada departamento, por ejemplo, si tiene techos inclinados, si el living es rectangular o cuadrado, si hay columnas o salientes…

Como norma general, a la hora de amoblar y decorar, lo más seguro es siempre elegir un conjunto neutro y que los adornos sean una mezcla de los gustos de todos o, por el contrario, algunos detalles más bien sobrios y sencillos. Pero para profundizar un poco más aquí tienes algunos consejos que te pueden servir:

LOS COLORES

Es posible que a alguno de tus compañeros de departamento le surja la idea de darle color al living para que se vea bien llamativo y juvenil. Sin embargo, normalmente, y para jugar a la segura, es mejor decantarse por colores neutros. ¿Por qué? Pues porque son los más objetivos, los menos incómodos para cualquier personalidad y sobre todo porque sientan bien a todas las estancias. En resumen, son garantía de éxito. No te preocupes porque parezcan aburridos. Las notas de color se las puedes poner con los complementos, que, si te cansas, siempre los puedes cambiar.

Living con diferentes espacios. Uno con sofá, mesa de centro, lámpara y alfombra y otro solo con alfombra, cojines, maceteros y una cajonera
Lámparas de pie | HOMY

LOS MUEBLES

La apuesta a la hora de amoblar es bien similar a la de los colores: lo más sencillo posible y preferiblemente de líneas rectas. Un estilo que encaja en esta descripción y que, además se adapta a casi todos los gustos, es el nórdico. Lo más importante, decidas lo que decidas, es que los muebles sean funcionales, especialmente si tienen pocos metros.

Detalle de mueble de madera y cajón abierto.
Racks y muebles para tv | HOMY

Algunos ejemplos de muebles infaltables, o más bien, recomendables: uno para el televisor que tenga cajones o repisas para poner libros, una mesa con capacidad para sentar en ella a todos los que vivan en la casa (obviamente con sillas para cada uno) y un sofá cómodo. Éste último ítem es mi favorito. He compartido departamento durante algún tiempo y he notado que un buen sofá es un excelente punto de reunión y de unión. Si tienes espacio para uno XXL ¡mucho mejor! Eso sí, recuerda elegir uno que tenga un tapizado fácil de limpiar y que no sea demasiado delicado.

LOS ESPACIOS

Aunque en las zonas comunes los espacios sean abiertos y compartidos, crea pequeñas áreas semi independientes para que varias personas puedan hacer cosas distintas en el mismo espacio. Me explico: si en el living tienes solo un sofá y un televisor, muy difícilmente dos personas podrán estar en la pieza haciendo cosas distintas. Sin embargo, si en ese mismo espacio instalas un pequeño comedor, una butaca con una mesita para leer o incluso una mesa de trabajo con una silla, podréis estar todos juntos, aunque haciendo cosas diferentes.

Living comedor, con un sofá gris, decorado con cojines y una manta. Mesa de centro y mesa auxiliar, muebles de madera natural y otras decoraciones de metal y madera.
Muebles | HOMY

Hay muchas formas de diferenciar zonas utilizando separaciones que no cierren los espacios. Puedes usar alfombras para crear pequeñas “islas”, los propios muebles (como el sofá o una estantería de media altura) para cortar espacios y los siempre recurrentes biombos.

Biombo tradicional, de madera en blanco.
Biombos | HOMY

Si ya estás compartiendo departamento seguro que algunas de estas claves te sirven para mejorar la convivencia. Y si después de este verano empieza tu primera aventura, seguro que también puedes aplicarlas para comenzar con buen pie a la hora de amoblar, ¡mucha suerte! Y disfruta de la experiencia.

Ana Serrano
Autor

Hola! Mi nombre es Ana Serrano y soy española. Pero mi historia no es la de un expatriado, sino más bien la de un espíritu curioso y aventurero. Me encanta viajar y durante años he recorrido lugares apasionantes y muy distintos entre sí. Mis trabajos me han llevado a vivir en lugares exóticos, como Indonesia; en otros duros, como Iraq; y en otros desconocidos y mágicos como Mozambique. Hace casi dos años llegué a Chile, casi por casualidad, y aquí decidí quedarme. Ver más

Escribe un comentario